Archivos para 17 mayo 2009

Mis conclusiones mesa redonda SICARM Telecoforum UPCT

El 28 de abril participé en una mesa redonda sobre jóvenes emprendedores en el sector TIC. El desarrollo de la misma fue bastante dinámico y alejado de lo que muy a menudo se hace en las mesas redondas, esto es, cada participanpe hace una presentación y al final quedan 5 min para debatir. En este caso fue distinto, hicimos una breve presentación de nuestras empresas de no más de 5 min y luego pasamos a debatir una serie de temas/preguntas propuestos por el moderador.

Mi presentación sobre DIGIO se pude resumir en los siguientes puntos:

  • Fundación, sede y forma juríridica. Estamos alojados en el Centro Europeo de Empresas e Innovación de Murcia, lo cual puede ser de interés para futuros emprendedores. Nuestra forma legal es SLNE de lo cual ya he hablado aquí bastante, aunqeu me parecen esencial dos cosas: la exención de aval en el aplazamiento del IS y las tutorías del programa TUTELA (que ignoro si sigue vigente).
  • Líneas de negocio. En nuestro caso soluciones tecnológicas (BI y gestión empresarial, Gestión documental y contenido, eLearning, desarrollos a medida), servicios profesionales e innovación online (I+D+i y desarrollos únicos basados en tecnologías abiertas y red social).
  • Crecimiento. En DIGIO hemos experimentado un importante crecimiento, tanto en personal como en volumen de negocio y, lo más importante, hemos desarrollado este crecimiento basándonos en recursos propios, esto es, sin necesidad de financiación.

Los temas tratados a continuación fueron varios: motivaciones, experiencia previa, crisis, barreras, etc. A continuación resumo algunas ideas de mis intervenciones:

El emprendedor no es un gestor. Cuando una empresa ha alcanzado un cierto grado de desarrollo y una estabilidad en el negocio, el emprendedor pasa a ser gestor, no hay por tanto que confundir ambos términos. El emprendedor crea empresas o productos dentro de una empresa, es decir, se puede ser emprendedor en una empresa de 10 años.

La principal razón de ser de una empresa es el beneficio económico. Las motivaciones del emprendedor deben ser muchas: realización de proyectos, ideas, independencia, etc. pero el motor principal de la actividad emprendedora debe ser el beneficio, pues de lo contrario no puede haber éxito como emprendedor. Las buenas ideas deben estar respaldadas por una cuenta de resultados. Esto es complejo, porque hay proyectos buenos que no son rentables por que se adelantan o por diversas razones, pero en general hay que poner por delante la rentabilidad. Recomiendo un post muy interesante de Martin Varsavsky al respecto con el que coincido plenamente y en el que se explica lo mal visto que está en España el beneficio económico.

Los planes de negocio y la actuación. En relación con lo anterior siempre se habla de los planes de negocio, etc. Estos planes son necesarios porque te ayudan a presentarte y a conocerte mejor, pero algo más importante es “actuar”, comenzar a actuar como emprendedor, a llevar a cabo tu proyecto, tus ideas. El plan de negocio de DIGIO se hizo cuando realmente hizo falta: alojamiento en CEEIM y CDTI, si bien previamente, aunque no por escrito, estaba claro el modelo de negocio y los proyectos que había desarrollar, y nos pusimos a ello. Lo que está claro es que el emprendedor quiere actuar y hacer previsiones, planes de nogocio, estudios de mercado es siempre un poco “coñazo”.

No se puede aprender a ser emprendedor. Es una afirmación tajante, cierto es que si se tiene un espíritu emprendedor se pueden aprender muchas cosas para pulir este espíritu y sacarle provecho, pero ser emprendedor conlleva tener ciertas ideas que no se pueden aprender como no se puede aprender a ser innovador (esto da par otro post). En resumen, si se tiene un espíritu emprendedor es posible despertarlo y contribuir a que se desarrolle, pero eso está muy lejos de poder enseñar a ser emprendedor a quien no quiere o no puede serlo. En este punto también es importante hacer una consideración respecto al sistema educativo en general que no promueve en absoluto la iniciativa, la independencia, el criterio propio, el pensar por ti mismo, etc. sino que, muy al contrario, está basado en un sistema de autoridad y de repetir lo aprendido que en nada contribuye a buscar respuestas y a fomentar las capacidades emprendedoras. Esperemos que el proceso de Bolonia pueda contribuir a mejorar esto.